Consejos Dentales

Entre las propiedades de la amalgama destacan resistencia, su bajo coste económico, longevidad, durabilidad y facilidad de manipulación. Aunque estéticamente, el aspecto de la amalgama dista mucho de las propiedades que ofrecen los materiales de hoy en día. A pesar, de sus propiedades, en el último tiempo, se ha observado como rutina el reemplazo de estas restauraciones frente al más mínimo defecto.

La práctica odontológica tradicional se ha enfocado en el tratamiento ideal y menor atención ha sido prestada para el diagnóstico y tratamiento de restauraciones que han fracasado. Estudios avalan que al reemplazar las restauraciones corresponde entre 50 y 78% de la actividad de un odontólogo . Esto sugiere cierto fracaso para la odontología. Además, si se piensa que el reemplazo de una restauración indudablemente va a terminar en aumento del tamaño de la cavidad, debilitando la estructura dental y extendiendo el daño, el que incluso puede compromete, frente a estos hechos, es lógico, e importante, analizar cuáles son las principales causas de los fracasos que presentan las restauraciones de amalgama.

VENTAJAS DEL CAMBIO DE AMALGAMAS

Hay que tener en cuenta que con el cambio de las amalgamas conseguimos la ausencia absoluta de mercurio, de metales, y de cualquier substancia tóxica para el organismo. El nuevo empaste de realiza con una policerámica libre de bisfenoles

Los materiales de resina debido a que no contiene metal, no se presentan los fenómenos de oxidación, corrosión, galvanismo (corrientes eléctricas), tan nocivos. Esto desencadena menor desgaste del tejido dentario.

MEJORAR LA ESTÉTICA DENTAL

Por otro lado está que la amalgama no ofrece un aspecto estético, en comparación con los empastes de policerámica.

En la actualidad hay países donde el uso de los empastes dentales de amalgama está restringido, advertido o directamente prohibido. En cuanto a España, la Dirección General de Salud Pública y Alimentación de la Consejería de Sanidad y Consumo (sic) de la Comunidad de Madrid considera consecuente actuar con prudencia y limitar su uso, siempre que sea clínicamente posible, en periodos de embarazo o lactancia.

Incluso los productores de amalgama advierten del peligro de éstas, sobre todo para mujeres gestantes, niños, personas con inmunidad baja, con problemas renales importantes, o aconsejan poner el menor nº posible de empastes dentales de amalgama y no poner en endodoncias cuando se ha matado el nervio del diente (debido al contacto directo de la amalgama con la mucosa bucal). El mercurio que contienen las amalgamas puede ser desencadenante o agravante de numerosísimas patologías, algunas crónicas.

¡Estamos Disponibles!