Resumen: Las prótesis dentales extraíbles son dispositivos que se adaptan en la boca para cubrir los espacios vacíos que deja la pérdida de dientes. Es una opción muy cómoda y económica, pero para tener una prótesis extraíble es indispensable aprender a cuidarla y a limpiarla adecuadamente, tanto para evitar molestias en la mucosa oral, como por la prolongación de su vida útil.

Las prótesis dentales son dispositivos creados como una solución frente al edentulismo o pérdida de dientes de forma parcial o total, que resulta práctico y mucho más económico que las prótesis fijas o implantes dentales.

Estos dispositivos no solo ayudan al paciente a optimizar el proceso de la masticación y de la pronunciación del vocablo, sino que también influye en la apariencia física, mejorando la estética y aumentando la autoestima del individuo.

Su uso es bastante popular en la población de adultos mayores, más ahora que son mucho más cómodas que los modelos antiguos y que tienen una apariencia bastante similar a la dentadura natural.

Una encuesta sobre salud oral realizada en el 2010 reveló que más o menos un 12,8% de la población entre 65 a 74 años de edad usaban prótesis removibles en la parte superior, y un 16,7% en la parte inferior.

Si bien han tenido una gran aceptación, también es cierto que estos dispositivos necesitan un cuidado especial, tanto para evitar daños futuros en la salud oral, como para prolongar la vida útil del mismo.

El cuidado es complicado porque es imprescindible que se tenga una buena higiene de los dientes naturales que aun están presentes, así como también se debe tener una buena limpieza de la prótesis removible.  

También es importante que los pacientes aprendan a realizarse el autoexamen bucal para buscar posibles lesiones ocasionadas por la prótesis.

¿Por qué es importante que las personas que tienen prótesis dentales visiten con regularidad al odontólogo?

Esta es quizás la primera recomendación que toda persona con prótesis extraíbles debe tener presente.  

En este sentido, todo individuo con prótesis debe asistir al odontólogo al menos 1 vez cada 6 meses para control.

El especialista podrá apreciar las condiciones en la que se encuentra el dispositivo y si está cumpliendo la función de forma eficiente y sin causar daño al paciente.

Además, de ser necesario el especialista realizará arreglos y adaptaciones que irán en beneficio del paciente, pues en ocasiones las prótesis sufren desajustes por cambios en la boca, causando molestias y úlceras por roce.

También examinará que no tenga fracturas, ya que, con el uso continuado del dispositivo, este puede romperse. A eso se le conoce con el nombre de fatiga elástica.

Consejos prácticos para el cuidado y limpieza de las prótesis dentales y de la higiene de la boca en general.

Las prótesis deben cepillarse después de comer con jabón suave para evitar el deterioro de esta.

Para ello se utiliza un cepillo especial, el cual evitará el acumulo de sarro en el dispositivo y el cambio de tonalidad de la misma.

Se aclara con abundante agua.  Al menos 1 vez cada día la prótesis debe ser limpiada fuera de la boca del paciente para garantizar una higiene exhaustiva. 

Si retiramos la prótesis por la noche, es muy importante que se mantenga siempre húmeda.

El retiro de la prótesis para dormir es aconsejable para que los tejidos de la mucosa oral descansen y a la vez se aprovecha para desinfectar el dispositivo.

Los dientes naturales y las troneras (espacios entre las encías y los dientes) también deben ser limpiados con el cepillo dental y con cepillos interdentales respectivamente.

Así mismo, también deben ser cepillados con instrumentos dentales con cerdas blandas los tejidos de la mucosa oral, lengua, carillos y paladar.

Para finalizar la limpieza de la boca se pueden hacer buches con enjuague bucal.

¿Qué ocurre si no se cuida o limpia adecuadamente la prótesis dental extraíble?

En primer lugar, una limpieza inadecuada de la prótesis dental puede provocar halitosis, es decir, mal aliento. Este se produce por el acumulo de la placa bacteriana.

Por otra parte, si las prótesis no se limpian estas se mancharán, cambiando su color, lo que afecta la estética.

Si la prótesis no se retira durante la noche se corre el riesgo que se produzcan reacciones hiperplásicas de los tejidos que están en contacto con la prótesis permanentemente. También se puede sufrir de estomatitis subprótesis. 

Si se usan cremas concentradas para limpiar las prótesis estas se deteriorarán y formaran poros en los que se acumularan bacterias y sarro.

Referencias

  1. Navarro J, Rodríguez T, Corona M, Áreas Z, Limonta L. Mantenimiento, manejo y cuidado de las prótesis dentales en pacientes atendidos en una consulta de estomatología general integral. MEDISAN 2016; 20 (10):4067-4074. Disponible en: Scielo.org
  • Belandria A, Perdomo B. Uso, cuidados y estado de prótesis removibles en una población rural dispersa. Revista Odontológica de los Andes, 2007; 2 (2):4-11. Disponible en: Users
  • Menéndez L. La consejería de salud bucal y su utilidad para la especialidad de Prótesis Estomatológica. Rev Cubana Estomatol 2003; 40 (2). Disponible en: Scielo.org
  • Ayuso-Montero R, Martori-López E, Brufau de Barberá M, Ribera -Uribe M. Prótesis removible en el paciente geriátrico. Av Odontoestomatol, 2015; 31 (3): 191-201. Disponible en: Scielo.org.
  •  Azcona L. Prótesis dentales. Cuidado e higiene. Farmacia profesional. 2007; 21 (8):54-57. Disponible en: Elsevier.es