Resumen: Las caries son un proceso infeccioso, cuyo daño se produce sobre el esmalte de los dientes. En su formación intervienen muchos factores: tales como la morfogénesis de las estructuras dentarias, los hábitos de higiene bucal de la persona, la microbiota oral, la salivación y los hábitos alimenticios. La mayoría delas veces estos problemas comienzan desde la infancia y continúan en la etapa adulta.

Las caries son un proceso infeccioso, cuyo daño se produce sobre el  esmalte de los dientes. Su formación no es un proceso rápido, todo lo contrario su comienzo y desarrollo es insidioso, sin embargo si no es detectado a tiempo la consecuencia puede llegar a la pérdida total de la pieza dental.

Para tener mayor vulnerabilidad para sufrir de caries dental, se debe cumplir una o varias de las condiciones siguientes:

  • Formación defectuosa de los tejidos del diente, como el esmalte.
  • Malos hábitos de higiene bucal
  • Presencia  de microbiota oral cariogénica
  • Hiposalivación
  • Hábitos alimenticios ricos en azúcares.

Los pacientes que presentan una formación defectuosa de los tejidos del diente tienden a realizar un cepillado dental deficiente, ya que por lo general sienten molestias importantes durante el proceso, debido a la gran sensibilidad que poseen a consecuencia de la debilidad del esmalte.

Por otra parte, dependiendo de los microorganismos  que se encuentren presente en la cavidad oral, habrá mayor o menor riesgo de formación de caries, pues no todas las bacterias son iguales, algunas son cariogénicas y otras no lo son.

Los dos tipos bacterianos pueden convivir como microbiota normal, y en ocasiones la población cariogénica podría sobrepasar la no cariogénica.

El Streptococcus grupo mutans especie mutans  y el  Streptococcus grupo mutans especie sobrinus, son los protagonistas en la formación de la caries dental.

Diversos estudios científicos han demostrado que los adultos con problemas graves de caries dental, presentan las mencionadas especies bacterianas en una cantidad apreciable, y concomitantemente poseen características propias de microorganismos cariogénicos.

Estas características son la alta capacidad que tienen estas bacterias para adherirse al esmalte y a la habilidad de acidificar el sustrato al cual se adhieren.

Mientras que los adultos sin caries, pueden o no presentar a estas especies bacterianas, pero si llegan a estar presentes, estas tienen menor capacidad de adherencia y no acidifican el medio.

Por otra parte, otro factor fundamental que interviene en que haya mayor o menor riesgo de sufrir de caries dental, es sin duda los hábitos de higiene que cumpla el individuo.

Importa mucho tanto la frecuencia del cepillado, como la forma de realizarlo, para que pueda ser eficiente en prevenir la aparición de este mal.

Recomendaciones de los especialistas para evitar las caries

Lo recomendable es que haya una limpieza al levantarse y después de cada comida, y al menos una de ellas debe ser más exhaustiva, con el uso del hilo dental. La limpieza con hilo podría realizarse por las noches.

El cepillado elimina los restos de alimentos que quedan en la boca y el hilo ayuda a deshacernos de la comida que ha quedado atrapada entre los dientes.

Al hacer una buena  limpieza, se garantiza que los azúcares sean eliminados y estos no puedan ser utilizados por las bacterias para crear ácidos, y con ello se evita el daño del esmalte de las piezas dentales.

Así  mismo, el proceso de producción de saliva es primordial, pues esta actúa como una auto-limpiante natural. Tiene la función de modular el pH, favoreciendo la neutralidad. Su composición hace que sea un excelente antibacterial y además participa en la remineralización de las estructuras.

En pacientes que sufren de hiposalivación están más propensos a padecer de caries dental. Ejemplo pacientes con el síndrome de Sjögren.

Por último, pero no menos importante, son los hábitos  alimenticios.  Si la persona es fiel amante de las golosinas o los dulces tendrá mayor riesgo de que aparezcan caries, sobre todo si se combina con una mala higiene.  

Casi siempre el individuo que refiere caries dental en la adultez, probablemente lo viene padeciendo desde niño.

Referencias

  • Poletto L Kohli A, Pezzotto S. Hábitos alimentarios y experiencia de caries
    en adultos jóvenes en Rosario, Argentina. ALAN 2007; 57 (4): 381-386.
    Disponible en: scielo.
  • González A, Martínez T, Alfonzo N, Rodríguez J, Morales A. Caries dental y
    factores de riesgo en adultos jóvenes. Distrito Capital, Venezuela. Rev
    Cubana Estomatol, 2009; 46 (3): 30-37. Disponible en: Scielo
  • Giacaman RA, Muñoz-Sandoval C, Bravo González E, Farfán-Cerda P.
    Cuantificación de bacterias relacionadas con la caries dental en saliva de
    adultos y adultos mayores. Rev. Clin. Periodoncia Implantol. Rehabil. Oral
    2013; 6 (2): 71-74. Disponible en: scielo.
  • Martínez-Pabón M, Morales-Uchima S y Martínez-Delgado C. Caries dental
    en adultos jóvenes en relación con características microbiológicas y
    fisicoquímicas de la saliva. Rev. salud pública. 2013; 15 (6): 867-877.
    Disponible en: Scielo
  • Olmos Patricia, Piovesan Sylvia, Musto Mariana, Lorenzo Susana, Álvarez
    Ramón, Massa Fernando. Caries dental. La enfermedad oral más
    prevalente: Primer Estudio poblacional en jóvenes y adultos uruguayos del
    interior del país. Odontoestomatología 2013; 15 (spe): 26-34. Disponible
    en: scielo
  • González A, González B, González E. Salud dental: relación entre la caries
    dental y el consumo de alimentos. Nutr. Hosp. 2013; 28 (Suppl 4): 64-71.
    Disponible en: scielo